¿Qué es el Elevator Pitch? 5 puntos clave para crearlo con éxito

Presenta tu proyecto en un discurso breve y capta posibles inversores

El Elevator Pitch responde al ritmo y estilo de vida que tenemos hoy en día. Vivimos en un mundo en el que cada minuto cuenta, pues nuestras apretadas agendas nos brindan menos tiempo libre. Es por esto que todos buscamos maneras de realizar nuestras tareas de forma rápida, ágil y eficiente. 

En este sentido, las oportunidades surgen y se van igual de rápido, por lo que es importante estar siempre preparados para tomarlas de la mejor manera posible. Si eres emprendedor, sabrás que hay ocasiones únicas en las que estar listo es importante, pues el éxito de tu negocio puede depender de ello. 

De esto se trata el Elevator Pitch, el cual definiremos más claramente a continuación. 

¿Qué es el Elevator Pitch? 

Imagina que te encuentras en la siguiente situación: un día ingresas a un elevador donde se encuentra un inversionista. Desde hace algún tiempo has buscado contactarlo para presentarle tu proyecto. Debido a esto, sabes que es una oportunidad de oro que probablemente no se vuelva a presentar. 

Debido al contexto en el que se desarrolla el encuentro y lo imprevisto de este, tienes tan sólo 2 minutos o menos para presentarte, lograr que te escuche y exponerle la idea de tu negocio en el breve tiempo que llegan a su piso. ¿Estás listo para impactarlo y captar su atención con tu discurso?

¡Eso es el Elevator Pitch! Un discurso de elevador, una presentación impactante e interesante, pero a su vez, ágil, rápida y concisa sobre tu proyecto o negocio. Esta breve exposición debe captar la atención de un posible socio, inversionista o cliente potencial, lo cual puede brindarte a futuro alguna entrevista, cita o reunión. 

Como su nombre lo hace notar, se trata de una conversación corta que dura entre 45 segundos a 2 minutos, justamente haciendo referencia al tiempo que tarda un elevador en subir o bajar. Debido a este periodo tan corto, su objetivo es emitir un mensaje breve pero impactante que impacte al receptor, tanto que decida brindarnos más tiempo en un futuro a corto plazo para profundizar más en el proyecto. 

Un poco de historia sobre el Elevator Pitch 

Aunque no se sabe con exactitud de dónde o cómo surge el Elevator Pitch, se suele atribuir a los inicios de los 80 ‘s debido a que en esta década se presentó un auge en la inversión y financiamiento de proyectos de alto riesgo. 

Se piensa que existe una relación con Warren Buffet, un inversor y empresario estadounidense de 90 años, considerado el sexto hombre más rico del planeta con una fortuna valorada en más de $100,000 millones de dólares, la cual se ha construido en gran parte por sus numerosas inversiones. Es el mayor accionista, presidente y director ejecutivo de Berkshire Hathaway, dueña total o parcial de las acciones de varios grupos empresariales.

En este sentido, se dice que el Elevator Pitch se relaciona con este empresario ya que era el tiempo que brindaba a sus clientes potenciales para brindarles un crédito. Así es, solamente se le brindaba el lapso de tiempo que Buffet tomaba el ascensor para llegar de la planta baja hasta su oficina. Por ello se le da el nombre de Elevator Pitch (discurso de ascensor). 

¿Cómo realizar un buen Elevator Pitch? 

Aunque no hay reglas establecidas de los que debe contener o cómo se debe realizar un Elevator Pitch, aquí te compartimos algunos consejos que puedes tener en cuenta al momento de elaborarlo. 

Debido a que tienes el tiempo contado y debe de ser un discurso muy breve pero que capte la atención del receptor, es importante establecer su contenido, qué es lo que quieres decir. Para lograrlo se recomienda establecer desde un inicio un modelo a seguir de los temas que vas a integrar en tu discurso como puede ser el siguiente: 

Nombre de la empresa o producto + Función + Mercado objetivo + Precio + Ventaja comparativa + Gancho final

Como punto adicional se puede agregar un ejemplo de caso práctico que acompañe a tu discurso, en este sentido, los aspectos que abordarás en tu discurso son: 

  • Empresa / Producto: tu negocio o el producto / servicio de tu empresa 
  • Función: ¿A qué necesidad responde tu empresa? ¿Cuál es la problemática que resuelve?
  • Mercado objetivo: ¿Cuál es la segmentación de mercado a la que vendes? 
  • Precio: Tu política de precio
  • Ventaja comparativa: ¿Qué aportas que los demás no tienen? 
  • Caso práctico: Un ejemplo de cómo está funcionando
  • Gancho final: Una apertura para provocar la reacción del interlocutor 

A continuación te compartimos cinco consejos clave que debes tener en cuenta al momento de sentarte a crear tu Elevator Pitch. 

1.Conoce a la perfección tu proyecto y lo que ofrece

Aunque puede ser muy obvio, la verdad es que es indispensable tener claro desde el inicio qué es lo que estás haciendo, por qué y cómo. Si sabes de lo que estás hablando se notará, pero si no tienes claro o hay algunas lagunas, se notará más. Por ello es importante conocer por completo tu proyecto y definirlo desde el comienzo, sobre todo si eres un emprendedor que está buscando una oportunidad inicial. 

2. Resalta qué es lo que hace diferente del resto 

Debes de conocer a tu competencia y saber qué es lo que te hace diferente de ellos. Ilustra esto en palabras, muestra por qué tu receptor debería invertir en tu proyecto y no en los demás. Reafirma en tu argumento la propuesta de valor, aquella problemática que tu producto o servicio soluciona y lo hace como ningún otro negocio en el sector. 

3.Evita querer decirlo todo 

Entendemos que puede ser complicado hablar de un tema tan complejo y vasto como lo es una idea de negocio o proyecto, sin embargo, en este caso la brevedad es la clave principal por lo cual debes evitar querer abordar demasiados temas de tu exposición ya que puede provocar que pierdas el foco y mensaje central. Debes apegarse a un modelo y puntos previamente establecidos que te permitan seguir la conversación según el objetivo y así evitarás improvisar y divagar. 

4. Haz un discurso atractivo para todo aquel que te escuche 

Cuando se trata de un negocio o proyecto, sobre todo si este se enfoca en el rubro tecnológico, es posible que seamos muy técnicos, en este caso, es importante evitar abusar de los tecnicismos. Al ser uno de los líderes o estar involucrado en determinado proyecto, es necesario que te empapes acerca de él y que seas un experto en el tema, sin embargo, no todos lo son. En este sentido, tu discurso debe ser amigable, atractivo y entendible para todo aquel que te escuche.

5. Da un cierre explicando qué es lo que ofreces a tu receptor

El cierre de tu discurso es muy importante ya que debe provocar una reacción en tu receptor, dándole a entender cuál es la respuesta que buscas de él. Para ello puedes terminar con los beneficios que tu negocio traerá para él si decide participar, ya sea como inversor, cliente, socio o financiador, dependiendo de qué tipo de relación buscas lograr. 

Finalmente, ten en cuenta que lo que se busca es lograr conseguir un poco más de tiempo de un individuo para la posterioridad, en este sentido, es importante no usar un mismo Elevator Pitch genérico para todos tus receptores, lo recomendado es hacer discursos personalizados de acuerdo a tu público específico por lo que puedes hacer cuantas versiones consideres necesarias. Y recuerda, lo ideal es estar siempre preparado pues no sabes cuándo una oportunidad se te presentará, sobre todo siendo emprendedor. 

 

También te puede interesar:

¿Qué es el producto mínimo viable y la metodología Lean Startup?

 

Fuentes:

Retos directivos. (2021). Elevator pitch: ejemplos y consejos prácticos. Retos directos EAE Business School. Disponible en:  https://retos-directivos.eae.es/elevator-pitch-ejemplos-y-consejos-practicos-para-elaborarlo/ 

Laporta, Aurora. (2020). Elevator pitch: qué es y claves para elaborarlo paso a paso. APD. Disponible en: https://www.apd.es/que-es-elevator-pitch-y-como-elaborarlo/

S/a. (s/a). Elevator Pitch: Cómo presentar tu empresa en un minuto. Universidad Abierta y a Distancia. República de Colombia. Disponible en: https://prospecta.unad.edu.co/images/ELEVATOR_PITCH.pdf

Mendieta Moreno, Miguel. (2021). Las cinco acciones en las que Warren Buffett reúne el 75% de su riqueza. Cinco Días, El País. Disponible en: https://cincodias.elpais.com/cincodias/2021/05/27/mercados/1622107805_122044.html

 

¿Qué es el producto mínimo viable y la metodología Lean Startup?

Conoce este concepto perteneciente a la metodología Lean Startup

El producto mínimo viable es un concepto íntimamente relacionado con el emprendimiento, el cual ha cobrado mucha importancia en los últimos años. Emprender no tiene un significado único establecido, sin embargo, lo podemos entender como el comienzo de una aventura empresarial.  El emprendimiento surge con una idea, una iniciativa para introducir un producto o servicio en determinado sector comercial. 

Su papel en el emprendimiento tecnológico 

Emprender es sólo para valientes, ya que implica un gran esfuerzo, tiempo, recursos, sacrificios y más. Como menciona un emprendedor muy experimentado, Vijay Nadadur, CEO y Cofundador de Stride (scaleup participante de nuestra quinta generación):

“Esta aventura es como el anuncio de Shackleton, se buscan hombres para un viaje peligroso. Salarios bajos, frío glacial, largas horas de completa oscuridad. Regreso seguro dudoso. Honor y reconocimiento en caso de éxito. Los escépticos dudarán de ti. Algunas personas egoístas se unirán a ti en busca de recompensas, pero te traicionarán en el momento en que se den cuenta de las dificultades. Solo unos pocos que realmente confían en ti se mantendrán. Prepárate y recuerda, la recompensa de nuestro trabajo no es lo que obtenemos, sino en lo que nos convertimos. Todo valdrá la pena, mirando hacia atrás”.

En las palabras de Vijay es sencillo ver que el camino hacia el éxito no es sencillo, sin embargo, hay muchas técnicas y estrategias que te ayudarán a enfrentar los retos de mejor manera, una de ellas es la metodología Lean Startup y el producto mínimo viable. 

¿Qué es la metodología Lean Startup? 

Lean Startup es una metodología acuñada por el empresario estadounidense Eric Ries, diseñada para el desarrollo de negocios y productos tecnológicos, aunque posteriormente se comenzó a aplicar a otros sectores. Surge a partir de la experiencia de Ries, quien por años intentó crear y lanzar productos que luego fracasaban en el mercado. Vio cómo sus esfuerzos, tiempo e inversión no rendían frutos y tras mucho tiempo de análisis, surgió esta metodología. 

Lean Startup es una forma de poner en marcha un negocio, no apuntando a la idea de una gran empresa, sino con una startup, definida por Rise como “una institución humana diseñada para crear un nuevo producto o servicio bajo condiciones de incertidumbre extrema”, con el objetivo de crear un aprendizaje enfocado en qué quieren los consumidores y las razones por las que pagarían para obtenerlo. 

Es así que por medio de esta startup, el emprendedor pone a prueba su producto o servicio y obtiene información de valor que le permiten comprobar sus hipótesis, pero sin arriesgar de más de lo necesario. La metodología Lean Startup permite conocer si el negocio es viable y avanzar así con mayor certeza y menos incertidumbre, dejando un poco de lado el miedo que en muchas ocasiones suele frenar a los emprendedores. Es así como llegamos al Producto Mínimo Viable. 

Producto mínimo viable, una opción para el emprendedor

Como mencionamos lanzar un nuevo producto o servicio es todo un reto porque no se conoce al cien por ciento al cliente, lo que necesita, ni la reacción a la solución de determinada empresa. Es aún más complicado para una Startup, que está intentando introducirse a determinado sector comercial. En este sentido, la metodología de Lean Startup y el Producto Mínimo Viable son una excelente herramienta para un primer intento. 

El PMV se puede definir como una versión del producto o servicio que reúne la menor cantidad de características posibles de éste, pero son las primordiales para conseguir la mayor cantidad de información sobre la aceptación de los clientes potenciales. 

De esto surge el término “mínimo”, ya que el producto no reúne todas sus características en total sino sólo algunas de ellas, lo que significa una menor inversión. A pesar de esto, las elegidas deben de ser las que den solución a la problemática que busca resolver el usuario con este producto, lo que al final lo convierte en “viable” y lo cual debe demostrar su valor y la razón por la que el público meta debería querer comprarlo. 

Esto permite economizar gastos, lo que a su vez significa una menor inversión y un menor riesgo. Después de lanzar el producto mínimo viable, es importante la medición y análisis de los resultados, ya que esto permitirá conocer las fortalezas y debilidades del producto según la experiencia del usuario final. 

El tener identificadas las áreas de oportunidad del producto o servicio, brindará la oportunidad de realizar optimizaciones, lo cual traerá como resultado mejoras en el proyecto haciéndolo mucho más escalable y rentable. A continuación te compartimos un resumen del proceso para crear un MVP según la metodología Lean Startup: 

  • Construir: Crear un producto mínimo viable, el servicio o producto de tu startup con las funcionalidades mínimas para conocer las reacciones de tu público objetivo.
  • Medir: Analizar la respuesta obtenida por parte del usuario, identificar las fortalezas y debilidades del producto o servicio. 
  • Aprender: Comprender las áreas de oportunidad y trabajar en mejorar el PMV. 

Aprendizajes que deja la metodología Lean Startup y el PMV

El riesgo de ser un emprendedor es amplio, seguramente se presentarán muchas dificultades en el camino, sin embargo, emprender es atravesar por un proceso de prueba y error. A pesar de ello, la clave del éxito se encuentra en enfrentar dichos obstáculos de forma sabia y la metodología Lean Startup muestra que existe siempre una forma de abordar la incertidumbre con un menor riesgo. 

También es importante conocer a la perfección tu producto o servicio, sobre todo porque la propuesta de valor de una Startup no está enfocada para cualquier tipo de público, mucho menos si se dirige al mercado B2B. Por ello es igual de importante conocer a tu público meta, para escoger correctamente las primeras características que presentarás en tu PMV. 

Ten siempre presentes los tres aspectos clave de la metodología Lean Startup y el PMV: 

  • Tu producto debe ofrecer valor y resolver una problemática.
  • Siempre piensa desde la perspectiva del usuario
  • Desarrolla tu producto o servicio de acuerdo al PMV, pero agregando nuevas funcionalidades conforme a la obtención de resultados positivos y escalables.

Cerramos este artículo con el consejo de otro de nuestros emprendedores NAVE, Deepak Dutt, CEO de Zighra (scaleup de la 4ta generación):  “Es importante mantener el enfoque en construir el negocio y lograr resultados impactantes. Las posibilidades de fallar son altas al principio, pero si tienes éxito haz que ese éxito valga la pena generando un impacto que cambie el mundo”. 

También te puedes interesar:

Por qué tu empresa debería invertir en optimizar costos en vez de reducirlos

 

Fuentes: 

González Alfonso, Nieto Gonzalo. (2019). El proceso de creación y evolución del Producto Mínimo Viable en las startups de software. Universidad de Uruguay. Facultad de Ingeniería.  Disponible en: https://dspace.ort.edu.uy/bitstream/handle/20.500.11968/4075/

Material%20completo.pdf?sequence=-1&isAllowed=y 

Llamas Fernández,Francisco Javier.  Fernández Rodríguez, Juan Carlos.  (2018). La metodología Lean Startup: desarrollo y aplicación para el emprendimiento. En Revista EAN, núm. 84, pp. 79-95. Disponible en: https://www.redalyc.org/jatsRepo/206/20657075005/html/index.html 

¿Cómo mejorar la productividad de tu empresa?

Conoce las metodologías y herramientas para reducir tiempos de trabajo y mejorar la productividad de tu empresa.

Una característica de los emprendedores actuales que se han consolidado en el mercado, es su capacidad de apostar por nuevos métodos laborales. Muchas corporaciones ya no son tan “cuadradas” y se muestran abiertas a probar dispositivos, aplicaciones o servicios que pueden mejorar la productividad de la empresa, e integrarlos a flujos de trabajo si son efectivos.

Para saber más sobre este tipo de soluciones, cuyo fin es reducir tiempos en los procesos de negocios, entrevistamos a Rómulo Vidales, Gerente de Innovación Tecnológica en Alestra. 

mejorar productividad empresa

Hola Rómulo, ¿podrías contarnos qué es lo que las corporaciones buscan actualmente para acelerar su producción?

Normalmente las empresas compran insumos e intentan transformar estos insumos en un producto final. La mayoría de las corporaciones buscan mejorar todo este proceso de transformación, utilizando cualquier tipo de tecnología. Esta tecnología puede ser desde maquinaria en las plantas de producción, hasta tecnologías digitales que les ayuden en este proceso de transformación. 

Hablemos de scaleups

Las scaleups tecnológicas son las que brindan este tipo de servicios. ¿Cuáles scaleups de NAVE entran en este grupo?

Las startups graduadas del programa NAVE que entran en esta categoría son:

Nuve: ayuda en el tracking de artículos de alto valor y su aseguramiento. 

Fracttal: mantenimiento preventivo de todos los assets de las empresas.

Lefort: RPA para procesos administrativos.

Sirena: una plataforma para gestionar la comunicación de los vendedores con sus clientes finales a través de WhatsApp.

 ¿Podrías darnos algunos ejemplos de productos o servicios que mejoran la productividad en las empresas? ¿De qué forma lo hacen?

Existen servicios que utilizando inteligencia artificial y visión computacional, ayudan a realizar la inspección visual, que anteriormente se tenía que realizar de manera manual. Otro servicio que está teniendo éxito es el mantenimiento preventivo, que por medio de dispositivos de internet de las cosas (IoT por sus siglas en inglés), con analitica avanzada y métodos de machine learning, permite identificar cuando una maquinaria está por fallar o necesita algún mantenimiento para no afectar la producción.

¿Crees que hay algún sector empresarial que se encuentre desatendido por las scaleups tecnológicas?

Creo que algunas cosas sólo están atendidas en los segmentos de mercado más altos. El tema de automatización de procesos normalmente es muy caro, sobre todo la maquinaria, y no hay soluciones para empresas más pequeñas. Aún cuando hay soluciones estas son poco flexibles, y normalmente son buenas ejecutando un mismo proceso, pero tardan mucho en poderse configurar para realizar otra tarea. Otro tema es la inspección visual, que también es bastante cara, y sólo las empresas multinacionales pueden tener este tipo de maquinarias. En mi experiencia hemos visto maquinaria de inspección visual que es del tamaño de un cuarto, y es muy caro poder instalarla y mantenerla. Creo que en estos temas están desatendidas las empresas pequeñas y medianas.

Hablemos de metodologías

¿Podrías compartirnos alguna para reducir tiempos de trabajo?

Actualmente creo que hay 2 cosas que las empresas deben de tener en cuenta, y deben saber cómo combinarlas: lean y agilidad. Lean se centra en cómo entregar valor al cliente final y te ayuda a identificar cuál es tu cadena de valor para poder entregar ese valor a tu cliente. La agilidad te ayuda a mejorar ese proceso que hiciste para realizarlo cada vez más rápido. Entonces creo que estas 2 prácticas / metodologías son bastante buenas para reducir los tiempos de trabajo, y ser más flexibles a las necesidades de los clientes. 

¿Has utilizado alguna de estas metodologías para mejorar la productividad de tu empresa? Si eres un emprendedor, ¿estás de acuerdo con los sectores desatendidos, o se te ocurre uno más relevante? Deja tus comentarios y sigue las redes de NAVE para leer más sobre tecnología disruptiva.

También te puede interesar:

¿Por qué le conviene a las scaleups B2B trabajar con corporativos?

 

 

Close Bitnami banner
Bitnami